Nov 0509:39
Bosque
Robo en Anfield

Robo en Anfield

Me faltan palabras para expresar el robo del que ayer fuimos víctimas en Anfield. Su puuta madre. Pero qué cojones es esto? Me cawen el hijoputa del sueco y en su puta madre que algo le toca. Quién se viene a quemar algún bar de ingleses? Su puuuuuuuuuuta madre. Chiqui como me vuelvas a hacer una perdida te escacho la cabeza, maldito gañan comemierdas!

  • AS: «Al atlético le roban la gloria». «Martin Hansson, un bombero sueco al que la UEFA ha dado un silbato para que haga turismo por Europa entre semana, le robó ayer al Atleti la clasificación matemática, un paso de gigante hacia el liderato del grupo y, sobre todo, la gloria de ganar en Anfield tras una heroica resistencia.».»En el último minuto de la prolongación, Gerrard saltó como un kamikaze desesperado por la espalda de Pernía, que ni le vio venir. No fue nada, ni siquiera lo pareció. A lo sumo, falta del capitán del Liverpool. Dio igual. El árbitro, jaleado por su línea, pitó un penalti que detuvo el tiempo unos segundos, nadie en el estadio sabía qué demonios señalaba aquel señor. Cuando Anfield comprendió lo que sucedía, estalló en un jolgorio incrédulo. Gerrard no falló y el Atleti se marchó destrozado, indignado y con cara de tonto. No debe. Ayer demostró a Europa que no es un convidado de piedra en esta Champions.»
  • MARCA: «EL ÁRBITRO LE BIRLA LA CLASIFICACIÓN PARA OCTAVOS CON UNA ACTUACIÓN LAMENTABLE»

Iba a poner más pero paso, pffff, que todavía me estoy encendiendo más. Que quede en el blog para la historia el robo lamentable de ayer. Adios.

PD: Que os den por el culo a todos.

Nov 0313:09
Bosque

Cuando se juntan el talento y los medios necesarios, salen joyas como ‘El sueño de la Eurocopa’, 31 minutos imprescindibles que Canal+ emitió el pasado jueves dentro del programa ‘Informe Robinson’. Si os lo perdisteis, podéis verlo en la web de Digital+ o en Vimeo a pantalla completa. Y para lo más curiosos, un redactor del programa detalla la intrahistoria del documento.

A mi, viéndolo en mi cuarto a solas y con la luz apagada, casi se me saltan las lágrimas. (¡Volvemos al fútbol negratas!).